El esmaltado semipermanente se trata de un gel acrílico que se encuentra mezclado con esmalte común y que se aplica sobre la uña, enriqueciéndose con la ayuda de la lámpara de secado UV. Posee la misma textura que ya le conocemos al esmalte clásico, es decir, que es líquido e incluso tiene mucho más brillo que el esmalte tradicional. Se conserva de forma impecable, sin llegar a deslustrar y muchos menos desconchar, hasta por un lapso máximo de 18 días.

Aplicación del esmaltado semipermanente

El esmalte semipermanente se aplica de la misma forma que lo hacemos con el esmalte clásico. En un salón de profesionales en manicura, veremos que el especialista empieza con:

  • Preparación de las uñas, es decir, que las lima, limpia y empuja las cutículas.
  • Después de esto aplica una base especial.
  • Luego de aplicar la primera de las capas, coloca la mano de la clienta bajo la lámpara de secado UV durante al menos 30 segundos. Mientras tanto el esteticista se va ocupando de la otra mano.
  • Seguido a esto se aplican dos capas de esmalte, dejando siempre un lapso de 30 segundos de secado en la lámpara entre una capa y otra.
  • Por último, el esteticista aplicará una top coat que también se va a secar bajo la lámpara UV.

La aplicación del esmaltado semipermanente exige que nos tomemos de 25 a 30 minutos de tiempo. A diferencia de lo que pasa con la aplicación de la manicura clásica, el esmalte semipermanente no necesita que le demos más tiempo de secado. Con este tipo de esmalte, las uñas nos van a quedar impecables desde el minuto uno de su aplicación.

En cuanto a los colores se refiere, cada marca que conseguimos en el mercado nos ofrece un amplio abanico, casi tan grande y variado como el que se encuentra disponible en la mayoría de los esmaltes tradicionales, es decir, que casi todos los estilos de manicura se encuentran en la versión de semipermanente.

¿Cómo quitamos el esmaltado semipermanente?

Al menos dos semanas después que nos hemos hecho la manicura, las uñas naturales ya habrán crecido un tanto, y por lo tanto, se va a notar una diferencia entre el esmalte y la piel. Esto quiere decir que ha llegado el momento de retirar el esmaltado semipermanente.

Para hacerlo debemos de regresar al salón de belleza o estética donde nos han hecho la aplicación (preferiblemente). La esteticista va a cubrir las uñas con algunos algodones que se encuentran bañados en acetona o quitaesmalte y, a su vez las envolverá en papel de aluminio.

Este proceso dura por lo menos unos 15 minutos. También puedes hacerlo tú misma en casa, siempre y cuando cuentes con los kits de manicura que venden en los salones de belleza. Aunque nos parece un poco obvio este paso, la verdad es que no son pocas las mujeres que no lo toman en cuenta.

En el momento en el que la manicura se ha estropeado, tendremos que retirar por completo el esmalte y si no tenemos a la mano lo necesario para hacerlo, terminaremos por aplicar algunas técnicas que harán que la uña sufra y se va a debilitar más de lo que piensas.

Ventajas del esmaltado semipermanente

El esmaltado semipermanente significa la revolución y gran solución para las mujeres que se encuentran siempre ocupadas y que no cuentan con el tiempo necesario para hacerse un retoque en las uñas cuatro veces a la semana, o para aquellas que necesitamos los diez dedos de las manos las 24 horas del día.

Es un gran alivio que la manicura con esmaltado semipermanente dura hasta dos semanas, siempre impecable y con el mismo efecto del primer día de aplicación. Un plus ante la duración de los esmaltes convencionales.

Existen una gran variedad de colores.

Brindan un espectacular brillo y dureza a las uñas sin llegar a dañarlas. Lo cual es ideal para que lo puedan usar las mujeres que tienen uñas quebradizas, débiles o las que tienen la tendencia de morderlas, ya que les dará la suficiente fuerza para que no se doblen.

Es la solución más práctica y eficaz para que podamos llevar a cabo una manicura perfecta en cualquier ocasión.

Debes de tener en cuenta que depende del cuidado que le demos, el esmaltado semipermanente nos va a durar largos periodos, incluso con el contacto con el agua.

Los contras del esmaltado semipermanente

Aunque son más las ventajas que nos aportan, debemos de considerar que el esmaltado semipermanente también presenta algunos inconvenientes, dentro de ellos destacan:

Siempre se trabaja sobre la uña natural, así que no se pueden llegar a moldear como pasa con los geles (aunque un experto le sabrá dar el mejor acabado).

Con el esmaltado semipermanente no vamos a solucionar los desperfectos que tengamos en las uñas, su aplicación es más bien parecida a los esmaltes tradicionales.

Requiere el uso de una lámpara UV para realizar el secado entre una capa y otra, por lo que el proceso de su aplicación es algo que requiere de cierto tiempo (así que no debemos de ir a la estética con el tiempo medido si queremos que nos apliquen este tipo de esmaltado).

Su uso en exceso puede derivar en la debilitación de la uña, por lo que te recomendamos que dejes que la uña descanse por algunos días para que se oxigene y pueda llegar a recuperarse, además es recomendable que durante este tiempo las hidrates.

El truco del esmaltado semipermanente

Después que ha sido retirado el esmaltado semipermanente se coloca un aceite nutritivo para que se puedan regenerar las uñas.

Una manicura con esmaltado semipermanente aplicada en un salón de belleza te va costar unos cuantos euros. Pero también debes de considerar que puedes adquirir el kit de manicura semipermanente en las tiendas especializadas en productos estéticos. Aunque dependiendo de la marca, algunos suelen ser un tanto costosos y están reservados para el uso exclusivo de los expertos en manicura.

Esmaltado semipermanente
5 (100%) 10 vote[s]
Categorías: Manicura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *